0155-5550 6676
contacto@azcoaching.com

Mi Compadre y el Coaching

"La creencia hace la diferencia" (Parte 6)
21 Sep 2015

06. “La creencia hace la diferencia”

/
Posted By

⇒ Compadre, la última vez que nos reunimos me hablaste de sufrir menos a partir de cambiar nuestras interpretaciones ¿podemos ahondar en el asunto? – Si encuentro la forma de sufrir menos sería maravilloso. ¿Cómo cambiar nuestras interpretaciones?

⇒ Bueno, ¿recuerdas que uno de los temas que te mencioné es “cambiar el punto de vista”?

⇒ Si lo recuerdo, pero ¿cómo cambiar mi punto de vista?

⇒ Compadre, podemos observar al observador que somos y si no nos sirve su interpretación, pues buscamos otra que nos ayude a conseguir el resultado que queremos.

⇒ ¿Cómo le hago?

⇒ Lo puedes hacer primero al poner atención en la forma en que hablas a los demás y sobre la manera en que te hablas a ti mismo; luego revisas tus creencias, te das cuenta del estado de ánimo y la postura corporal que tienes frente a cada situación y a cada persona.

⇒ Bueno compadre, pongo atención ¿y luego qué?

⇒ Verás que con el solo hecho de darte cuenta, de iniciar a ser consciente de la forma en que estás teniendo esas conversaciones comenzarás a efectuar cambios.

⇒ ¿Puedes ser un poco más preciso Adolfo?

⇒ Algo muy sencillo es cambiar la corporalidad, desde que llegaste te he visto sentado como echado en la silla, los hombros hacia abajo, la cabeza baja y respiras muy lentamente, dime ¿cómo te sientes?

⇒ Como sabes, ando preocupado y tristón por el asunto de mi señora.

⇒ A ver compadre, ahora siéntate derecho, saca el pecho, levanta la cabeza y respira más profundamente, dime ¿te sientes igual?

⇒ No, me siento mejor, en serio me siento mejor ¿Qué hiciste?

⇒ Yo nada, ¿lo notas? Con solo cambiar tu postura, haz cambiado tu estado de ánimo.

⇒ Ok compadre, la ocasión anterior también mencionaste otra forma de cambiar las interpretaciones, si mal no recuerdo era que:

“Cuando puedes ver lo que no está, encuentras la oportunidad en medio del problema”

⇒ A través del lenguaje podemos explicarnos lo que nos está ocurriendo, siempre nos encontramos en una conversación de cómo creemos que las cosas son, de cómo las vemos, cada vez que algo nos sucede le buscamos una explicación y corremos el riesgo de llegar a confundir el hecho en sí con la explicación que le hemos dado.

⇒ ¿Cómo está eso compadre?

⇒ Te doy un ejemplo, ayer llegando a casa saludé a mi esposa y no me contestó, entonces yo interpreté que estaba enojada conmigo, así que ya no le hablé, me fui a dormir molesto. Fue hoy en el desayuno que le pregunté ¿Qué te tiene molesta? – Nada, me contestó, entonces ¿por qué no me contestaste ayer cuando te salude? O perdón es que estaba distraída.

⇒ ¿Te das cuenta compadre?, el hecho es que no me contestó, mi interpretación fue que estaba molesta. ¿Te ha pasado algo así?

⇒ ¡Vaya! creo que me pasa a diario.

⇒ Así nos pasa a la mayoría, vamos olvidando los hechos y nos quedamos con nuestras interpretaciones, incluso luego las defendemos como verdad absoluta. “No me engañes, tú estabas enojada.”

⇒ Déjame recapitular Adolfo, a ver si te entendí bien.

⇒ Los hechos nos muestran que sucedió tal o cual cosa, nuestra interpretación sólo vive en la conversación que utilizamos para explicar dichos hechos.

⇒ Y somos nosotros los que elegimos vivir dichas explicaciones como si fueran el fenómeno, sin darnos cuenta que no son más que interpretaciones que al vivirlas como si fueran ciertas nos dejan un espacio disponible de acción que generalmente no nos sirve.

⇒ ¡Muy bien compadre!

⇒ Deja que acabe, además podemos elegir qué interpretación tener y frente a cada problema está en nosotros poder ver una oportunidad.

⇒ Compadre, yo no lo habría podido decir de mejor manera.

1 Response

  1. Alejandro Bon

    Excelente análisis que seguramente nos pasa a todos, ahora hay que llevarlo a la práctica, imaginemos mañana pero hay que empezar hoy, saludos

Leave a Reply