0155-5550 6676
contacto@azcoaching.com

Mi Compadre y el Coaching

¿Tu enfoque es en lo que hay o en lo que no hay? O ¿Para qué quiero un Coach? (Parte 2)
21 Sep 2015

02. ¿Tu enfoque es en lo que hay o en lo que no hay? O ¿Para qué quiero un Coach?

/
Posted By

⇒ Hola compadre ¿cómo te sientes hoy?

⇒ Pues me siento preocupado, fíjate que en la empresa corre el rumor de que van a recortar personal y temo que me vayan a despedir.

⇒ Siento mucho que las cosas estén difíciles en tu empresa compadre, pero dime ¿Cómo puedes relacionar esta situación con lo que platicamos la última vez que nos vimos?

⇒ ¿Podría ser sobre lo que me comentaste del observador?

⇒ ¡Efectivamente!

⇒ Dime Adolfo, si estoy en lo cierto, si cada quien vemos las cosas de acuerdo al observador que somos, entonces ¿puede ser que en donde yo veo un problema otro vea una oportunidad?

⇒ Así es compadre, no se trata solamente de como las vea otra persona, también si tú ves las cosas como un observador diferente se te abren nuevas perspectivas y puedes cambiar tu accionar y por ende tu resultado.

⇒ ¿Cómo está eso?

⇒ Mira, si ves algo como una amenaza te vas a defender y si lo interpretas como una oportunidad, la vas a aprovechar.

⇒ Entonces ¿las oportunidades o las amenazas dependen de mi interpretación?

⇒ Sin generalizar compadre, pues hay situaciones externas que no están en nuestro control, pero muchas veces es como dices, de acuerdo al juicio que hagas sobre si es o no una oportunidad, el resultado dependerá de tu interpretación.

⇒ Adolfo, creo que la forma en que interpretamos las cosas y la vida es muy importante.

⇒ Importantísimo diría yo, de hecho Rafael Echeverría establece aquí su primer principio que dice:

 “No sabemos cómo las cosas son.
Sólo sabemos cómo las observamos o cómo las interpretamos.
Vivimos en mundos interpretativos.”

⇒ Adolfo, esto que dices me recuerda un dicho popular: “las cosas son según el color del cristal con que las miras”. ¿No te parece sensacional la sabiduría popular?

⇒ Si compadre, sensacional… Dime ¿será que todos tenemos el mismo cristal?

⇒ Pues no, cada quien tiene el suyo, sus propios ojos, por eso podemos tener diferentes opiniones sobre un mismo tema.

⇒ Y tú compadre ¿mirarás siempre a través del mismo cristal?

⇒ Sí, mis ojos siempre son los mismos…

⇒ Pero no son solo tus ojos compadre, es todo tu ser, ¿ves las cosas de la misma manera cuando estas triste que cuando estas contento?

⇒ No, no… De acuerdo al estado de ánimo en que me encuentro, las cosas me parecen diferentes; por ejemplo, si estoy de malas porque me fue mal en el trabajo, llego a la casa y me molesto porque la mosca vuela.

⇒ A eso me refiero compadre y tiene sus consecuencias.

⇒ Regresando al asunto de tu trabajo ¿podrías ver la situación de manera distinta?

⇒ Pues sí, la verdad soy de los mejores en mi área profesional y esta situación de recortes podría beneficiarme ya que quedarán plazas libres y tal vez hasta podría tener un ascenso.

⇒ Entonces compadre, el que cambie nuestro punto de vista como observador ¿tiene alguna relevancia?

⇒ ¡Vaya si la tiene! ¿pero porque si lo sabemos caemos con tanta frecuencia en hacer más de lo mismo?

⇒ Compadre eso nos pasa porque nuestras percepciones son limitadas, muchas veces engañosas. Percibimos el mundo desde un punto de vista determinado, en un momento y un espacio dado, y dentro de determinados condicionamientos específicos.

⇒ Muy bien, podemos retomar el tema de la ontología, aún no me queda claro.

⇒ Si te parece recurro nuevamente a   Aldo que dice:

“Pues bien, para nosotros “Ontología” tiene un sentido preciso: La experiencia vivida que se reconoce, que se auto-comprende, y se articula de algún modo sobre lo que está siendo, en tanto está siendo de esta u otra manera.”

⇒ Así habló Aldo Calcagni

⇒ ¿Me puedes explicar un poco más?

⇒ Ahora voy por mi esposa ¿te parece si continuamos la próxima semana?

⇒ Ok, nos vemos el viernes.

 

⇒ ¡Claro compadre! que te vaya bien en tu cita y te veo en siete días.

Leave a Reply