0155-5550 6676
contacto@azcoaching.com

Mi Compadre y el Coaching

El compadre y comenzando por la casa II (Parte 20)
2 Mar 2016

20. El compadre y comenzando por la casa II

/
Posted By

(A) Hola compadre muy buenos días, ¿Cómo te fue con tu hermano?

(C) Bien gracias Adolfo, Felipe ya está mejor, ya lo dieron de alta.

(A) Me alegra mucho saberlo.

(C) La vez pasada me ibas a decir algo sobre el egoísmo y la felicidad.

(A) Si compadre no faltará quien diga que eso de estar feliz mientras otros sufren es egoísmo, pero afirmar esto, sin mayores matizaciones, no deja de ser una superficialidad. Evidentemente, no estamos propiciando un hedonismo egocéntrico y cerrado. Si así fuera, estaríamos frente a un enorme equívoco, que podría resultarnos una trampa mortal.

(C) Quieres decir que  buscarse a sí mismo, sin otro objetivo que el de ser feliz, equivaldría a encerrarse en el estrecho círculo de un seno materno.

Que si alguien busca exclusiva y desordenadamente su propia felicidad, haciendo de ella la finalidad última de su existencia, está fatalmente destinado a la muerte, como Narciso; y muerte significa soledad, esterilidad, vacío, tristeza.

(A) Si compadre en sus últimas instancias, el egoísmo avanza siempre acompañado e iluminado por resplandores trágicos; egoísmo, como dices, es igual a muerte, es decir, el egoísmo acaba siempre en vacío y desolación.

(C) Ok Adolfo pero aquí estamos hablando, de otra cosa. Que podamos estar  en  condiciones que seamos verdaderamente capaces de amar; y esto sólo  será posible en la medida en que nosotros mismos seamos felices.

(A) Y desde nuestra mirada ser feliz quiere decir, concretamente, sufrir menos. En la medida en que se secan las fuentes de sufrimiento, (que es lingüístico) el corazón comienza a llenarse de gozo y libertad.

(C) Y entonces poder sentirse vivo ya constituye, sin más, una pequeña embriaguez.

(A) Después de todo, no queda otra disyuntiva sino ésta: agonizar o vivir. El sufrimiento hace agonizar al hombre. Eliminando o disminuyendo el sufrimiento, el ser humano, automáticamente, recomienza a vivir, a gozar de aquella dicha que llamamos vida.

(C) Adolfo, esto está buenísimo pues, en la medida en que conseguimos arrancar las raíces de nuestras penas y dolores, subimos el termómetro de la embriaguez y del gozo vital. Vivir, sin más, ya es ser feliz.

(A) Así es, si conseguimos que la gente viva, la fuerza expansiva de ese gozo vital lanzará al hombre hacia sus semejantes con esplendores de primavera y compromisos concretos.

(C) Y en todo esto ¿en dónde entra el Coaching?

(A) Vámonos, pues compadre, lenta pero firmemente tras esa antorcha. En el camino ayudados por el Coaching Ontológico Integral salvaremos los escollos uno por uno, y caerán las escamas.

Y, desde la noche, irá emergiendo palmo a palmo una figura hecha de claridad y alegría: el hombre nuevo que buscamos cada uno de nosotros, ese hombre que está esperando dentro de nosotros mismos, surgirá reconciliado con el sufrimiento, hermanado con el dolor, peregrino hacia la libertad y el amor.

Leave a Reply