0155-5550-1838
contacto@azcoaching.com

En el Blog

28 Feb 2017

Hygge, el secreto de la felicidad

/
Posted By

Ahora tú también puedes imitar a los daneses y empezar a ser feliz gracias al hygge, una auténtica filosofía de vida.

¿Sabes qué es el hygge? Es tomar un chocolate caliente en el sofá de tu casa mientras ves tu película favorita, pasar una tarde de risas con tu amigo en el parque, saborear unas palmeritas recién horneadas o bañarse en el mar en pleno verano. El hygge es una filosofía de vida que te enseña a disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Una fórmula sencilla y barata para ser feliz.

Según la Encuesta Social Europea, los daneses son las personas más felices del continente. Y no es de extrañar conociendo su estilo de vida. Por ejemplo, en este país se consume justamente el doble de kilos de dulces que en la media europea según El Mundo (8,2 frente a 4,1 kilos). La confitería alegra la vida, te hace ser más positivo y aleja los malos pensamientos. Por supuesto, también sube el azúcar y el colesterol. Sin embargo, los daneses no se privan de ella y en lugar de apoltronarse en el sofá se desplazan en bicicleta para reducir los excesos. Una estupenda manera de poder comer lo que quieres y mantenerte sano y en forma.

De todo esto habla Meil Wiking en su libro “Hygge, la felicidad de las pequeñas cosas”. Entre sus páginas es posible descubrir el secreto de esta filosofía, que ya ha sido exportado a varios países como Reino Unido y Corea del Sur.

El hygge tiene su santuario en el hogar. Tiene sentido, ya que en Dinamarca se hace mucha vida en casa debido a las bajas temperaturas que marcan los termómetros durante los meses de invierno. El hogar debe ser un lugar tranquilo y cálido para relajarse. Para mejorar el ambiente, es importante utilizar velas y olvidarse del teléfono móvil y del trabajo.

Igualmente importante es pasar tiempo con la familia y los amigos. De hecho, los daneses también son los europeos que más se relacionan con otras personas de su entorno. Y es que el hygge es también salirte de tu zona de confort y conocer gente nueva que pueda traer felicidad a tu vida.

Porque aunque el dinero importa, no trae la felicidad absoluta. Juega con tus padres a las cartas, participa en una sesión de peluquería con tus amigos, lee un libro a tu primito antes de que se vaya a dormir, da un masaje a tu pareja… Todo vale en el hygge, menos estar triste.

Leave a Reply