0155-5550 6676
contacto@azcoaching.com

Mi Compadre y el Coaching

27. Mi Compadre y los Dones
18 Aug 2017

27. MI COMPADRE Y LOS DONES

(A) Hola compadre, ahora si que hace tiempo que no nos veíamos.

(C) Y que lo digas, con eso de tus cursos ya no te apareces por acá.

(A) Pues gracias a Dios no me ha faltado trabajo y como sabes siempre estoy en búsqueda de nuevos proyectos y material.

(C) Y dime que has encontrado.

(A) Me contaron una historia que me gustó mucho y te la platico:

Una maestra de primaria estaba dando una clase de dibujo a un grupo de niños de seis años de edad. Al fondo del aula se sentaba una niña que no solía prestar demasiada atención; pero en la clase de dibujo si lo hacía. Durante más de veinte minutos la niña permaneció sentada ante una hoja de papel, completamente absorta en lo que estaba haciendo.

A la maestra aquello le pareció fascinante. Al final le preguntó qué estaba dibujando. Sin levantar la vista, la niña contestó: “Estoy dibujando a Dios”. Sorprendida la maestra dijo “Pero nadie sabe que aspecto tiene Dios”.

La niña respondió: “Lo sabrán enseguida”.

(C) En efecto me parece buena la historia y tiene un gran mensaje.

(A) Claro que de este tipo de historias cada quien puede sacar sus propias conclusiones, recuerda que alguna vez hablamos de las metáforas, en fin ¿tú a que conclusiones llegas?

(C) Me hace pensar que cuando yo era niño tenía una gran imaginación y creaba seres fantásticos que para mi eran realidad.

(A) ¿Y ahora cómo es tu imaginación?

(C) Bastante limitada compadre, al ir creciendo, los adultos me reprendían por “estar fuera de la realidad” ¡esas son cosas de niños! Me decían, así que me fui volviendo más racional, más adulto.

(A) Y eso que consecuencias ha tenido en tu vida.

(C) Creo que hay cosas que me hubiera gustado desarrollar como la pintura precisamente, pero ¡de eso no se puede vivir! Es otra frase que escuchaba.

(A) Compadre, estoy convencido que todos nacemos con grandes talentos naturales, y como tú me comentas con el paso del tiempo nos vamos desconectando de ellos, se nos va olvidando “eso, que queríamos ser de grandes”.

(C) Y ahora que somos grandes, pues…creo que nunca es tarde para empezar, podría comenzar a pintar, ahora que de tratarse de otras artes como por ejemplo ser bailarín o astronauta, para eso si ya no habría posibilidad.

(A) Ah compadre, cuantas personas nunca llegan a hacer contacto con sus verdaderos dones naturales y, por lo tanto, no son conscientes de lo que en realidad son capaces de hacer.

(C) Seguro que esta es un área en donde el Coaching Ontológico puede ayudar mucho, cuanta gente hay que no disfruta de su trabajo, de lo que hacen y se sienten atrapados, pues tampoco saben que es lo que les gustaría hacer.

(A) Se me ocurre que podríamos usar el Coaching Ontológico como una herramienta para orientación vocacional, que los jóvenes identifiquen cuáles son sus talentos y definan su rumbo.

(C) También podría usarlo un gerente o director para ayudar a su personal a identificar en que área de la empresa puede dar los mejores resultados para él y para la organización.

(A) La educación y las empresas, dos grandes palancas para provocar el cambio de paradigmas y salir de la crisis de sentido que estamos viviendo como sociedad.

(C) Habrá que reconocer también que hay personas exitosas que han encontrado su pasión y llegan a grandes alturas, disfrutando lo que hacen y siendo felices.

(A) Palabras sabias compadre, considero que la pasión y el éxito van de la mano, son como dos eslabones de una cadena, uno te lleva al otro.

(C) Sin embargo sus historias no son un cuento de hadas. Todas esas personas han tenido una vida complicada y llena de retos. Sus trayectorias personales no han sido fáciles ni sencillas, han sufrido fracasos y celebrados éxitos.

(A) Es importante pensar de forma diferente en nosotros mismos y en lo que estamos haciendo con nuestra vida, en cómo estamos educando a nuestros hijos y la responsabilidad que tenemos con nuestros colaboradores.

(C) Adolfo para sacar el mejor partido de nosotros mismos y, cada uno, de los demás, tenemos que abrazar con urgencia una concepción más rica de las capacidades humanas, del poder transformacional del lenguaje entre otras cosas.

(A) Bien compadre, seguimos por el sendero del Coaching Ontológico.

1 Response

  1. Bon

    Hace tiempo que no leía al compadre pero que gusto volver a sentir su presencia a través de sus diálogo con Adolfo sin duda siempre enriqueciendo y dando herramientas para descubrir el mejor vivir. Una vez más felicidades

Leave a Reply