0155-5550-1838
contacto@azcoaching.com

En el Blog

18 Aug 2017

La palabra y los juicios.

Cuando no comprendemos quienes estamos siendo, tendemos a juzgarnos constantemente y muchas veces pensamos que podríamos haber actuado diferente, que las cosas “deberían” haber sido diferentes. Podemos creer que lo hecho no fue suficiente, que no fuimos lo suficientemente buenos, sin embargo, cuando actuamos, no lo podríamos haber hecho de otra manera, pues de haber podido con toda seguridad la habríamos hecho. Actuamos de acuerdo con los recursos con los que contamos.

El mantenernos con la idea del “hubiera hecho” nos lleva a emitir juicios severos sobre nosotros mismos lo que nos mantiene en el mismo nivel de pensamiento impidiendo que salgamos de ese círculo vicioso, llegando a convertirse en una tortura mental que retroalimenta nuestro estado negativo.

Es entonces necesario moverse del lugar desde el que estamos observándonos y convertirnos en un nuevo observador, en otra persona, cambiando nuestra percepción y expandiendo nuestra consciencia.

Dar fuerza a un pensamiento erróneo, a un juicio infundado y desproporcionado hacia uno mismo alienta el sufrimiento exagerado e imaginario obstruyendo nuestro nivel de autoobservación impidiendo nuestro crecimiento.

Es estar viviendo esclavizado de la mente inconsciente al no darnos cuenta del daño que nos infligimos.

Como te decía es tiempo de convertirnos en un nuevo observador, un ser más amable, más amoroso y compasivo con nosotros mismos y desde allí transitar al camino de la paz y de la felicidad.

Esta reflexión nos lleva diseñar nuevas acciones, a buscar nuevas rutas y comenzar a recorrerlas, generando más oportunidades y aprovecharlas en nuestro beneficio y en el de los demás.

Que el aprendizaje de hoy nos sirva para incrementar nuestra consciencia y no cometer los mismos errores, no volver a tropezar con la misma piedra del pasado. Mirando optimistamente hacia el futuro pisando fuertemente en el presente.

Leave a Reply