0155-5550 6676
contacto@azcoaching.com

EN EL BLOG

21 Jan 2019

Metas y aprendizaje

/
Posted By

Puede que seas de las personas que al final del año viejo o principio del nuevo, están más sensibles sobre su mayor éxito, o su mayor fracaso, en el año que terminó.

Mucha gente te va a decir que escribas tus metas, tus planes, tus sueños a corto plazo, tus propósitos de Año Nuevo.

Y esto está bien, pero no te va a servir de mucho a menos que tengas una mejor comprensión del panorama general, o, debería decir, de tu panorama general.

Todo lo que hiciste, las decisiones que tomaste el año pasado hicieron que al final sucediera una de las siguientes cinco opciones:

1. Tener un gran resultado: fue mucho mejor de lo planeado, y tú ganaste.
2. Buen resultado – salió según lo planeado.
3. No hubo resultados – todavía están pendientes.
4. Un mal resultado – salió mal, o perdiste.
5. Un resultado realmente malo – todo salió mal.

Estos cinco resultados llevaron consigo lecciones, lecciones de por qué y cómo: las lecciones que aprendiste antes, durante y después de que asumiste cualquier tarea, estableciste un objetivo o tomaste alguna decisión.

Y son estas lecciones las que te pueden dar un gran aprendizaje.

Me parece interesante hacer notar que casi nada de lo que lees, o te enseñan, se enfoca en estas lecciones. Cuando, de hecho, fueron y son la parte más valiosa en tu proceso de logros.

Las lecciones combinadas que has aprendido hasta este momento en tu vida representan lo que se conoce como “tu experiencia”.

Algunos de estos conocimientos son muy útiles. Ventas realizadas, ventas perdidas, metas logradas, metas no cumplidas, relaciones que tuvieron éxito, relaciones que fracasaron, todos tus encuentros emocionales y tus resultados económicos. Para cada uno de estos elementos, grandes y pequeños, hay una lección vinculada a la próxima vez. Y estas lecciones desencadenarán una respuesta en tu mente la próxima vez que te encuentres con la misma situación o una similar. Provocarán una respuesta automática como: haz esto, o no, o preguntarte que otras personas me pueden ayudar a hacerlo. Y también está el factor del deseo: quiero hacer esto, o no quiero hacer esto.

Y están las acciones de “no logro” y las lecciones que aprendiste (o no aprendiste) como: ver televisión, mantenerse al día con la política, mirar las noticias de la noche y otros gastos de tiempo y energía desperdiciados que pueden costarte mucho.

El no logro es una lección por sí misma.

El logro y el no logro son solo una pequeña parte del proceso de aprendizaje. No es tan importante saber que se logró el objetivo o realizó la venta, sino CÓMO lo lograste y el conocimiento que adquiriste, mismo que te llevará al próximo logro.

No es simplemente la lección que aprendiste. Más bien, es la lección aprendida combinada con tu respuesta a esa lección …

¿Qué resultado esperabas?
¿Qué resultado obtuviste?
¿Qué aprendiste como resultado de eso?
¿Qué hiciste al respecto?
¿Qué vas a hacer al respecto la próxima vez?

Tus propias respuestas a estas preguntas serán más valiosas que cualquier consejo.
Un Coach te puede ayudar con más preguntas.

M.C. Adolfo Torres

1 Response

Leave a Reply